ADItech y el Barcelona Supercomputing Center colaboran en favor de la excelencia científica

ADItech y el Barcelona Supercomputing Center colaboran en favor de la excelencia científica

Así se manifestó ayer en la jornada organizada junto con Navarrabiomed sobre investigación en salud con dimensión de género.

 

Con el objetivo de alcanzar la excelencia científica ADItech, Coordinador del Sistema Navarro de I+D+i (SINAI) y el Barcelona Supercomputing Center (BSC) celebraron una jornada titulada “Investigación en salud con dimensión de género” junto con Navarrabiomed, agente SINAI comprometido con la excelencia. La jornada fue seguida por personal investigador del SINAI, principalmente de las áreas de salud y de inteligencia artificial, y por personal del BSC de forma remota.

La jornada comenzó con la bienvenida de Iñigo Lasa Uzcudun, director de Navarrabiomed-Fundación Miguel Servet y la introducción de Maruxa Arana Remírez, líder de la iniciativa “Investigación con dimensión de género” en ADItech. Precisamente Arana, en su intervención, puso sobre la mesa la importancia de incluir la dimensión de género en la investigación de cualquier disciplina para alcanzar la excelencia científica y conseguir un progreso igualitario. “Incluir la dimensión de género en el contenido de la investigación consiste en tener en cuenta la variable sexo, entendida como las características biológicas, el análisis de género, concepto de construcción social, y la interseccionalidad, diferentes variables como las demográficas, económicas, políticas, etc. Esta dimensión debe aplicarse desde el principio y sistemáticamente a lo largo de todo el proceso de investigación” matizó Maruxa. Solo de esta forma se consigue alcanzar la excelencia científica tal y como reconocen la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en su artículo 27, la Comisión Europea, la ley española 14/2011 de 1 de junio, de la ciencia, la tecnología y la innovación y la ley foral 15/2018, de 27 de junio, de ciencia y tecnología. Es por ello que esta es una de las líneas de trabajo de ADItech, para que el Sistema Navarro de I+D+i sea excelente.

Como ejemplo de estas buenas prácticas intervinieron en esta jornada dos personas investigadoras del Barcelona Supercomputing Center (BSC) centro nacional de referencia en la aplicación de la dimensión de género en el contenido de la investigación y más concretamente en proyectos de salud. Hasta Pamplona se desplazaron María José Rementería, líder de la unidad Social Link Analytics y del programa Bioifo4Women, y Davide Cirillo, líder de la unidad Machine Learning for Biomedicar Research y co-responsable del Research Working Group del programa Bioinfo4Women, ambas personas del departamento de Ciencias de la Vida del BSC. En sus intervenciones han hablado sobre la iniciativa Bioinfo4Women (B4W) que están desarrollando en su departamento y cuyo objetivo principal es promover la investigación realizada por mujeres en biología computacional, con especial atención a su transición de puestos postdoctorales a puestos junior independientes. B4W apoya a los y las investigadoras en biología computacional al promover el intercambio de conocimientos y experiencias de destacadas investigadoras a través de actividades como seminarios, conferencias, oportunidades de capacitación y tutorías. B4W busca dar mayor visibilidad a la contribución de las mujeres en diferentes campos de la biología, con especial foco en las áreas de medicina personalizada, bioinformática y HPC. En última instancia, B4W tiene como objetivo construir una comunidad científica más colaboradora, solidaria e igualitaria que beneficie a la sociedad en su conjunto. Este programa es de vital importancia para el BSC ya que, tal y como han mencionado, incluir la dimensión de género se puede ver desde tres ejes. El primero es asegurar la diversidad en los equipos de investigación, el segundo es que el propio centro de investigación aplique políticas de género y, el tercero, el incorporar la dimensión de género en el contenido de la investigación. Por ello hicieron un análisis pormenorizado de los pasos que dan en el BSC a la hora de incorporar esta dimensión en el contenido de sus investigaciones. En concreto mencionaron cinco pasos que son: la identificación de los objetivos científicos, la selección de los métodos de investigación, la evaluación y el análisis de datos, la comunicación de los resultados y, por último, la reflexión y las lecciones aprendidas. En concreto pusieron el ejemplo del proyecto europeo EOSC4Cancer, recientemente aprobado.

Precisamente los proyectos que quieran optar a las convocatorias de Horizonte Europa deben de cumplir una serie de requisitos de género, los cuales detalló Izaskun de Allende, de Zabala Innovation. En su intervención Izaskun puntualizó que incluir la dimensión de género en el contenido de la investigación siempre es obligatorio, salvo que se diga explícitamente en qué líneas de investigación no lo es; si no se incluye hay que justificar por qué; hay que tener en cuenta la interseccionalidad, es decir, cuando las distintas dimensiones de diversidad confluyen como género, edad, cultura, religión, etc. Y ha puntualizado que la dimensión de género en el contenido de la investigación no se trata de que en el proyecto haya equilibrio de género.

Para finalizar la jornada, Natalia López Andrés, investigadora principal de Cardiología Traslacional en Navarrabiomed ha presentado una buena práctica llevada a cabo en el seno del SINAI. En concreto ha presentado el proyecto Diaterei, proyecto colaborativo liderado por Navarrabiomed, en colaboración con AIN y CIMA. Está financiado por Gobierno de Navarra y coordinado por ADItech. El proyecto estudia la endocarditis infecciosa causada por la bacteria Staphylococcus aureus, la cual se fija en las válvulas del corazón y provoca la muerte en el 40% de los casos, y busca tratamientos alternativos o complementarios a los antibióticos y a la sustitución de las válvulas. En este proyecto vieron que la enfermedad es más frecuente en hombres, pero las mujeres mueren más. Esto llevó al equipo de investigación a pensar y posteriormente a comprobar que las bacterias afectan de forma diferente a las válvulas de hombres y mujeres. Además de que, ya es conocido, que las válvulas de hombres y de mujeres son diferentes. Esto supone una evolución de la enfermedad distinta y por lo tanto precisa de tratamientos diferenciados. Con todo ello se concluye que incluir la dimensión de género en el contenido de la investigación es un requisito imprescindible para llegar a la excelencia científica y al beneficio social.

Cabe destacar que esta jornada es una de las actividades que ADItech viene desarrollando desde 2019, cuando creó la comunidad de dimensión de género, con el objetivo de fomentar la inclusión de la dimensión de género en los proyectos de I+D+i que realizan los agentes del SINAI, para contribuir a que alcancen la excelencia científica.



X