SUPEROMEGAS


El proyecto tiene como objetivo el desarrollo de un ingrediente rico en omega-3 con características diferenciales y mejoradas respecto a la oferta que existe actualmente en el mercado en cuanto a formato de uso, actividad biológica, calidad organoléptica y vida útil. El interés de este desarrollo viene dado por la empresa tractora del proyecto BRUDY TECHNOLOGY, S.L., una empresa de investigación y desarrollo de capital 100% español, dedicada al desarrollo y comercialización de productos innovadores para los sectores alimentario, farmacéutico y nutracéutico. Entre los productos comercializados por la empresa destacan los aceites líquidos obtenidos a partir de pescado con una alta concentración en ácidos grasos omega- 3, concretamente ácido docosahexaenoico (DHA). ver más

La suplementación con omega-3 está ganando mucho interés en los últimos años ya que existe una sólida evidencia científica sobre su importancia para el óptimo funcionamiento de nuestro cuerpo, así como sus beneficios sobre la salud, en contraste con la evidencia de que una ingesta adecuada no siempre es posible, sobre todo en determinados grupos de población como bebés o embarazadas (los omega-3 son ácidos grasos esenciales que no son producidos por nuestro organismo y se deben obtener a través de la alimentación).

Existe una oferta de productos ricos en omega-3, entre ellos los comercializados por BRUDY TECHNOLOGY, sin embargo, presentan unos inconvenientes que están por resolver y que abren una clara oportunidad de desarrollo y negocio.

El principal problema deriva de la presencia de enlaces insaturados en la estructura química de estos ácidos grasos. Estos dobles enlaces favorecen su oxidación y por tanto, la pérdida biodisponibilidad y por tanto, de su funcionalidad. Además, como productos derivados de estas reacciones de oxidación lipídica se generan otro tipo de compuestos que aportan olores y sabores desagradables, afectando por tanto de forma negativa a la organoléptica del producto.

Adicionalmente, los omega-3 son obtenidos principalmente a partir de pescado, lo que hace que tengan un sabor y olor característicos desagradables. Las estrategias de desodorización actuales, basadas en tratamientos térmicos a altas temperaturas, aunque consiguen disminuir este impacto sensorial, reducen la biodisponibilidad y la digestibilidad de los ácidos grasos omega-3 tanto en niños como en adultos.
Por ello, BRUDY TECHNOLOGY, ha impulsado la presente propuesta cuyo objetivo final es desarrollar, a partir de un aceite líquido, un producto en polvo rico en DHA, de mayor calidad, más estable y con una actividad biológica mayor que los productos comercializados por sus competidores; para su uso en alimentación infantil (lactantes) y nutracéuticos. Este desarrollo será directamente comercializable por la empresa, suponiendo una ampliación de su cuota de mercado y un mejor posicionamiento en el mismo.

Para ello, CNTA y UNAV proponen la aplicación de técnicas de microencapsulación para conseguir los objetivos buscados. El concepto se basa en la formación de microgotas del aceite de partida que se recubren o encapsulan con un material que las aísla del exterior. Esta estrategia ha sido ya utilizada con éxito por las entidades solicitantes para la encapsulación de activos liposolubles e hidrosolubles y microorganismos.

El proyecto tiene, por tanto, como objetivos técnicos la selección de los materiales de recubrimiento y el desarrollo del proceso de encapsulación que permitan conseguir el producto con las características requeridas. El desarrollo se realizará en primer lugar a escala laboratorio y posteriormente se llevará a escala piloto y pre-industrial, asegurando que el desarrollo sea implementable por la empresa tractora.

Durante el primer año de proyecto se han conseguido desarrollar prototipos de zeína (proteína de maíz) a escala de laboratorio que están en formato sólido, contienen un mínimo de 18% en DHA sin sabor ni olor a pescado.

El proceso productivo de las nanopartículas con aceite de pescado se basa en un procedimiento de desolvatación, seguido por una eventual etapa de concentración mediante filtración, y posterior secado mediante spray-drying. En la primera etapa, la zeína (proteína encapsulante) junto con el aceite y el resto de componentes de la formulación se dejan incubando mediante agitación en un medio hidroalcohólico durante unos 10-15 minutos. Posteriormente, sobre esta disolución se añade agua purificada con el fin de obtener las nanopartículas al desolvatar la proteína. Posteriormente, la suspensión de nanopartículas obtenidas se seca mediante secado por atomización. Para este último paso del proceso preparativo, es necesario añadir un adyuvante que permita evitar el proceso de agregación de las nanopartículas durante el secado.

En 2017 también se ha comenzado a trabajar en el escalado del proceso a nivel piloto. La escala de producción ha sido de 40 L de nanodispersión de nanopartículas de zeína con aceite de pescado. Las nanopartículas tras el proceso de filtración, han presentado un tamaño de partícula aceptables. Aunque la polidispersión de las mismas ha sido elevada, se ha detectado el punto de mejora durante el proceso para solventar estos problemas.

Los avances y buenos resultados obtenidos hasta la fecha han conseguido que BRUDY TECHNOLOGY decida involucrarse aún más en este proyecto asumiendo la ejecución de los ensayos de actividad biológica, no previstos en la memoria inicial del proyecto.

  • Año: 2017
  • Sector estratégico: #CadenaAlimentaria
  • Líder del proyecto: CNTA
  • Socios del proyecto: UNAV y BRUDY TECHNOLOGY, S.L.